Los modelos de utilidad son considerados por muchos “pequeñas patentes” ya que consisten en darle a objetos, utensilios, aparatos o herramientas una modificación que derive en una función diferente respecto a las partes que lo integran o ventajas en cuanto a su utilidad. Quien obtenga el registro de un modelo de utilidad tendrá el derecho exclusivo de explotación en su provecho de esta invención.

Para ser registrables, los modelos de utilidad tienen como requisitos esenciales, ser nuevos y susceptibles de aplicación industrial. El requisito de actividad inventiva no se necesita para los modelos de utilidad.

Los modelos de utilidad tienen una vigencia de diez años a partir de la fecha de su presentación.