Crear es producir algo de la nada, es establecer, fundar, introducir por vez primera una cosa. El misterio de la creación humana es inescrutable, es un impulso que nos obliga a la investigación y a la exploración del mundo que nos rodea, y que nos define como civilización. Ese conjunto de ideas, ciencias, artes y costumbres que forman y caracterizan nuestro estado social, es parte del sentido de institución y comunidad con los que hombres y mujeres de nuestro tiempo nos identificamos y organizamos para convivir.